Como cualquier otro virus, (COVID-19) tiene una baja vibración con una estructura cerrada de g circuito electromagnético, con una frecuencia de resonancia de aproximadamente 5,5 Hz – 14,5 Hz. en las gamas más altas no está activo y, a partir de las gamas de 25,5 Hz y superiores, el virus muere….

Para una persona que vive en altas vibraciones, es decir, en el Alma, no es más peligrosa que las infecciones respiratorias agudas, porque el cuerpo de un hombre sano “vibra” en las gamas más altas. Sólo ocasionalmente, por varias razones, se desliza en vibraciones más bajas.

Las razones de esto pueden ser varios trastornos en el balance energético … (fatiga, agotamiento emocional, hipotermia, enfermedades crónicas, tensión nerviosa, etc.) ….

El virus en la naturaleza, fuera del cuerpo, no es resistente …

La resonancia de frecuencia media total de la Tierra es hoy de 27,4 Hz, y por lo tanto sería destructiva para el virus, pero hay lugares donde esta frecuencia se reduce, es decir, zonas geopáticas creadas natural o artificialmente … (hospitales, prisiones, Líneas eléctricas, metro y vehículos eléctricos públicos, centros comerciales, oficinas, locales para beber, etc.) Donde las vibraciones caen a niveles inferiores a 20 Hz …

PARA HUMANOS DE BAJA VIBRACIÓN ESTE VIRUS ES PELIGROSO…

DOLOR – de 0,1 a 2 Hz;

MIEDO – de 0,2 a 2,2 Hz

RESENTIMIENTO – de 0,6 a 3,3 Hz

IRRITACION – de 0,9 a 3,8 Hz;

TRASTORNO – de 0,6 a 1,9 Hz;

ALTA TEMPERATURA – 0,9 Hz;

ARRANQUE DE FURIA – 0,5 Hz,

RABIA – 1,4 Hz;

ORGULLO – 0,8 Hz;

ORGULLO (megalomanía) – 3,1 Hz;

ABANDONO – 1,5 Hz;

SUPERIORIDAD – 1,9 Hz;

En cambio..

GENEROSIDAD – 95 Hz;

GRATITUD (gracias) – 45 Hz;

GRATITUD DE CORAZON – de 140 Hz y más;

SENTIDO DE UNIDAD CON OTRAS PERSONAS – 144 Hz y más;

COMPASION – de 150 Hz y más (pero la piedad es sólo 3 Hz);

AMOR (como se suele decir con la cabeza), es decir, cuando una persona entiende que el amor es un sentimiento bueno, luminoso y de gran fuerza, pero todavía no ha aprendido a amar con el corazón, la vibración – 50 Hz;

EL AMOR que una persona siente con su corazón hacia todas las personas sin excepción y todos los seres vivos – desde 150 Hz y más;

AMOR INCONDICIONAL – de 205 Hz y más.

Durante milenios, la frecuencia de nuestro planeta ha sido de 7,6 Hz. Los físicos la llaman la resonancia de Schumann y es debido al golpe generado por los rayos en el espacio entre la tierra y la ionosfera, que hace de guía de onda y resonador.

El hombre se sentía cómodo en estas condiciones, ya que la frecuencia de vibración de su campo de energía tenía los mismos parámetros – 7,6 – 7,8 Hz.

Sin embargo, la frecuencia de Schumann ha empezado a aumentar rápidamente. Seguimos la dinámica:

Enero 1995 – 7,80 Hz, Enero 2000 – 9,30 Hz, Enero 2007 – 9,80 Hz, Enero 2012 – 11,10 Hz, Enero 2013 – 13,74 Hz, Enero 2014 – 14,86 Hz Febrero 2014 – 14,99 Hz; Marzo 2014 – 15,07 Hz; Abril 2014 – 15,15 Hz.

(Llegamos a 170hz en 2020)

Aunque consideremos la situación desde el punto de vista científico, se hace evidente que una persona que no aumenta sus vibraciones pronto dejará el plano terrestre de una manera u otra, y ni las altas esferas sociales, ni el capital acumulado le ayudarán…

¡Así que no debemos tener miedo!

Usted puede aumentar las vibraciones trabajando con usted mismo y estimulando comportamientos de unidad y amor conscientes…

P.D. Cualquier emoción negativa cierra el acceso a la consciencia.

Autor: Renata Beffa.

PIDE LA SESIÓN AQUÍ

Soy Anna.

Combino la maestría de Ser madre, docente y terapeuta energética.

Especializada en la Sanación de Relaciones y en Acompañamiento para el despertar de consciencia, acompaño a las personas para que desde su estado más puro y esencial lleguen a comprender y modificar todos aquellos patrones internos, creencias y heridas ubicadas en el interior de su Ser para mejorar la relación con; uno mism@, el entorno y los seres más queridos, sanando también los problemas físicos derivados de esos bloqueos energéticos.

Me encanta aprender y experimentar en mí misma todo lo que la vida nos da. Me encanta poner esa esencia llamada Facilidad porque ella me enseña que Todo es más fácil de lo que a veces nos parece. Porque todo es tal y como lo hemos creado y todo es tal y como lo queramos crear conscientemente.

Entrego mis conocimientos, herramientas y experiencias a las personas que quieran enfocar su Vida hacia un lugar sano y amoroso, poniendo su enfoque y su atención en lo que sienten y  en lo que Son. Les facilito el acercamiento de lo intangible  para que que tomen consciencia de dónde están y de lo que quieren Crear a partir de su momento Presente. Tengo esa facilidad para despertar en las personas sus grandezas.

Estoy formada en magisterio, PNL, educación emocional, biodescodificación, reiki, terapia energética cuántica y soy alumna de la Vida.

Así que Aquí estoy, para acompañarte en tu despertar cuántico y para guiarte desde y hacia tu mejor versión.